domingo, 27 de marzo de 2011

La entrevista

Hace unos días tuve la oportunidad de hacer una entrevista para una empresa para entrar como traductora. ¡Toma ya!

Antes de la entrevista, tuve que hacer una prueba de traducción bastante larga y complicadilla. ¡Y la pasé! La entrevista era el último paso para poder entrar en la empresa.

La gente de esa empresa son bastante enrollados y me dejaron elegir si prefería hacer la entrevista en persona o por teléfono. La sede está un pelín lejos de donde vivo, así que ir allí me suponía un gasto con el que no contaba y además pasar la noche fuera. Pero, igualmente, decidí hacer la entrevista en persona. ¿Por qué? Porque, para empezar, creo que demuestra mucho más interés por mi parte. Además, puede ver las oficinas y a mi entrevistador cara a cara, y usar la comunicación no verbal (mirar a los ojos, asentir, etc.). Por teléfono me parece mucho más frío, ¡así que de paseo que me fui!

Antes de ir para allá, miré consejos por internet, que básicamente se resumirían en: demuestra tus puntos fuertes y esconde los débiles. Este consejo tan básico choca bastante con mi manera de ser: me considero una persona muy honesta y bastante humilde. Nunca he ido de megracrack por la vida, y si no sé hacer algo, o no entiendo lo que me explican, pues lo digo tal cual. Creo que, debido a esto, patiné par o tres de veces durante la entrevista... pero es que soy así, y mentir no creo que fuera buena idea.

Igualmente, intenté compensar esto resaltando lo más positivo que tengo: mi formación. El máster de traducción audiovisual y el congreso de diciembre en Barcelona fueron mis dos grandes bazas. Les expliqué con todo lujo de detalles la formación que recibí en el máster, poniéndoles ejemplos de ejercicios de los diferentes módulos, y el hecho de haber asistido al congreso demuestra que me interesa mucho el mundo de la traducción, y les hablé de las conferencias que me parecieron más interesantes.

Mi punto más flaco sin duda es el de la experiencia. Me preguntaron directamente si tenía alguna experiencia trabajando para una empresa similar, y claro, pues les tuve que decir que no. Pero esto es algo que ya sabían, pues tenían mi CV y mi carta de presentación. Así que les hablé de mi experiencia como fan translator y de la traducción "más oficial" que he hecho, la del juego indie de piratas (de la que os hablaré cuando esté disponible para jugarlo). Realmente, no les hizo demasiada gracia que estuviera relacionada con el mundo del ROM hacking, pero intenté explicarles que esto lo hacemos con la mejor intención y que lo último que queremos es perjudicar a las empresas. Además, ¿qué otras formas hay de ganar experiencia, si no es haciendo "trabajos" de fan translations y demás traducciones voluntarias? Yo creo que esto demuestra de nuevo mi gran interés por la traducción, se ve que es algo que me gusta, que lo hago aunque no vea un duro por ello.

¿Y al final? Pues no sé, ya veremos. Al principio estaba muy nerviosa, tenía un nudo en el estómago y todo, pero por suerte mi entrevistador me pareció una persona muy amable y yo, como soy bastante extrovertida, pues al poco ya me sentí bastante cómoda. Me lié a hablar, hablar y hablar: les preguntaba cosas sobre la organización de la empresa, cómo funcionaban los proyectos, dudas en general... No sé, quizás me pasé de preguntona, o quizás eso les hace pensar que tengo mucho interés...

Básicamente, fui yo misma. Mi intención era mostrarles quién soy, cómo soy y qué puedo aportarles. Espero haberles dado una buena impresión y que al final todo vaya a buen puerto. Lo peor que tienen las entrevistas es que, una vez sales, te pones a pensar y dices: "Uy, eso no lo tendría que haber dicho... se me ha olvidado comentarles esto... ¿qué habrán pensado cuando dije esto?".

Ahora solo queda esperar. Tengo la satisfacción de haber llegado hasta la entrevista: sé que he hecho todo lo que he podido, todo lo que estaba a mi alcance. Espero que "todo" sea suficiente para formar parte del equipo. Ojalá pueda volver a escribir una entrada diciendo que me han contratado.


Actualizado 11 de mayo: aquí podéis leer el resultado.

10 comentarios:

  1. Ánimo, Ana: todas las entrevistas son difíciles, y por lo que veo, parece que supiste sortear los obstáculos. Ya nos contarás si al final te contratan o no, aunque yo espero que sí. ;)

    Saludos,
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro por ti! A ver si hay suerte y te cogen. Parece que la entrevista no te fue mal, así que, ¿por qué no?
    ¿Y es para trabajar en plantilla en una agencia u otro tipo de empresa, entonces? ¡Nena, tendrás que darme consejos de búsqueda, porque yo ando perdidísima!

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias a los dos!

    A ver, yo salí bastante contentilla... Lo que no sé es cómo salió mi entrevistador xD.

    Sí, Ceci, sería para trabajar en plantilla. No quiero dar más detalles, de momento... Me estoy haciendo la interesante :P.

    Consejos para buscar... Pues Twitter me parece muy buena herramienta por la cantidad de traductores que hay. Y además hay muchas páginas web especializadas en búsqueda de trabajo para traductores, así que no estaría de más buscar por ahí también.

    Yo sé que vales mucho, y no dudo que tarde o temprano acabarás encontrando un sitio donde sepan apreciar tus cualidades, que no son pocas :).

    ResponderEliminar
  4. Todo el mundo se hace las mismas preguntas al salir de las entrevistas, incluso los que consiguen el puesto :P.

    Estás un poco desaparecida, creía que ya estabas currando.

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Mola! No te preocupes por cómo haya salido. Seguro que bien, y si no... Pues mira, ellos se pierden todo tu potencial.

    Respecto a destacar puntos fuertes y esconder los débiles:

    Yo en los dos sitios en los que he trabajado he dado una primera impresión de inseguridad y modestia. Les he comentado que aunque tengo bastante experiencia (aunque no en una empresa) tengo muchas cosas que mejorar, pero que lo compenso con mi ilusión, mis ganas y mi esfuerzo contínuo a la hora de trabajar. En ambos casos he empezado cobrando menos de lo que debería, pero he acabado dando mucho más de lo que se esperaban de mí.
    En el segundo trabajo, no cambié el hecho de mostrarme modesto, pero les dejé claro que yo ya tenía experiencia profesional, que había trabajado en un sitio bastante importante y podía empezar cobrando menos (especialmente porque dentro de la programación era un sector diferente; el de los videojuegos en lugar de el de las páginas web) y que si luego demostraba que valía para ese trabajo concreto, que me gustaría que se me revisase el sueldo.
    He estado cobrando menos unos meses, pero me cubrí bien las espaldas y ahora estoy cobrando más de lo que me hubiesen pagado inicialmente aunque me hubiese presentado ante ellos de forma arrogante "como el mejor de los mejores del mundo mundial habido y por haber".

    Yo tengo la sensación de que todo el mundo quiere encontrar tu punto débil. Y creo que la clave no es en ocultarlo sino en que lo que tú enseñas como tu talón de Aquiles no sea o vaya a ser un problema para ellos. Posiblemente el problema de "tener muchas cosas que mejorar" lo tiene todo el mundo. Vivimos en una sociedad en la que si no trabajas barriendo calles, o te renuevas o mueres profesionalmente.

    Yo creo que el hecho de no haber trabajado en ninguna empresa, si tienes experiencia adquirida por otros medios y si compensas todos los posibles problemas con tu ilusión y dedicación, no debería ser ningún problema para ellos.

    Así que lo dicho: si te cogen bien, y si no no te desanimes y sigue intentándolo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ueee!!!! Que bien!!!!^^ A ver si pronto te llaman para darte buenas noticias jur jur...

    Yo sigo buscando curro y bastante desanimada pero bueno...encima nunca he hecho una entrevista...triste pero cierto, así que cuando algún día se dignen a llamarme lo haré fatal...sniff TT^TT

    ResponderEliminar
  7. @Antonio: ¡Gracias! Estoy currando por las mañanas, y este último mes he tenido las tardes bastante liadas, así que he estado muy out de internet (cómo me gustaría tener un teléfono de estos modernos...).

    @Wiz: Gracias por explicar tus experiencias, seguro que a más de uno le resultará útil. Yo creo que les dejé bien claro que me hacía mucha ilusión trabajar allí, aunque no lo dije explícitamente (diría que se vio cuando preguntaba cosas sobre la empresa). Así que ya veremos... Si al final resultara que no, sería una patada en el hígado, pero bueno, tengo una amiga que siempre dice que "cuando pasan estas cosas, es porque más adelante te espera algo mejor".

    @Natsu: ¡No te desanimes, mujer! Lo que tú estudiaste es bastante específico, y tal y como está la cosa, supongo que es normal que aún no hayas encontrado nada. Si algún día te sale una entrevista, ¡pues demuéstrales lo mucho que vales!

    ResponderEliminar
  8. Muchísima suerte. Espero que la próxima entrada hable de tu nuevo trabajo.
    ¡¡Recuérdame que te relea cuando tenga yo que buscarlo!!
    ¡Me ha parecido una entrada de lo más interesante!

    ResponderEliminar
  9. Suerte, Ana. Ya nos dirás si eres la elegida. :-)

    Un saludo,
    Isabel

    ResponderEliminar
  10. ¡Gracias!
    Ya ha pasado un mes desde la entrevista, así que dudo que mi próxima entrada sea que ya tengo trabajo...

    ¡Estoy pensando en más temas, que ya toca actualizar!

    ResponderEliminar