sábado, 18 de diciembre de 2010

El precio de la traducción

Últimamente, en Twitter, he visto a buenos traductores comentar que les rechazan presupuestos.

En lugar de explicar el por qué una traducción tiene tal precio o tal otro, que está visto que no funciona, prefiero hacer otras comparaciones.

Imagínate que tienes una reunión con un cliente. Tú necesitas a ese cliente y quieres darle una buena impresión. ¿Qué coche elegirías para ir a verle?

¿Este Seat Panda too guapo?

¿O este Mercedaco?

Imagínate que el Seat Panda cuesta 50€ y el Mercedes 100€. Los dos son coches. Los dos pueden llevarte hasta el cliente. Por esa diferencia de precio, ¿cuál te quedarías?

Y si la cuestión es causar buena impresión a clientes potenciales, ¿qué decir de la propia imagen? ¿Cómo preferirías que te vieran?

¿Como este señor tan simpático vestido de Armani?


¿O como Amy Winehouse en un mal día?

La diferencia entre un traje y otro vuelve a ser de 50€.

¿Y si esto lo trasladamos a la traducción? En ese caso, parece que ahorrarse 50€ sí que merece la pena. Total, es una traducción, todos los traductores la van a hacer igual. Cambian una palabra por otra y listo.

Pues no es así. Igual que en los coches, en la ropa, en la comida... la calidad, se paga. Una buena traducción de tu página web puede atraer buenos clientes extranjeros. Una buena traducción de un contrato puede ahorrarte malos entendidos. Una buena traducción de un libro de medicina puede salvar vidas. Una buena traducción de un software puede facilitar su uso y que llegue a más gente. ¿Y una traducción chapucera? Pues todo lo contrario.

No intento decir que los más caros sean siempre los mejores... pero seguro que los más baratos no serán los mejores.


Y bueno, siendo mucho más básicos: ¿uno no se motiva más con un buen sueldo? O, como mínimo, ¿con un sueldo digno? ¿Qué digo digno? Con un sueldo justo. Pues los traductores también.

Con este pequeño post quiero decir que, por favor, mirad también la calidad, no solo el precio.

Para acabar, dejo una frase que dijo un profesor de la Facultad:
Para la mierda que me pagan, no esperarán que traduzca bien.

9 comentarios:

  1. Muy bien dicho. Creo que podrías pasarle este post a un cliente cuando rechace un presupuesto por "caro"!

    Y, por cierto, no recuerdo quién dijo esa frase en la facultad XD Fue el Vico?

    ResponderEliminar
  2. Sé que esto de caro/barato es un tema delicado, pero he aprovechado esta entrada para expresar lo que realmente pienso del tema...
    Parece que hay todavía bastante gente a la que le da igual la calidad de una traducción, con tal de que les salga bien de precio... :S Es una pena.

    Sobre la frase, la verdad es que no recuerdo quién la dijo, pero es una de esas míticas que debe de estar por Patata Brava :P.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ana:

    Me gusta este post y, sobre todo, la foto de Amy Winehouse, que no tiene precio. :-p En serio, es importante que los traductores nos valoremos a nosotros mismos y nuestro trabajo. Si bien es cierto que cobrar tarifas bajas no implica automáticamente que el traductor sea malo, sí es verdad que a la larga esa situación es insostenible y puede desembocar en dos situaciones:

    1) Hacemos las traducciones bien, sin prisa pero sin pausa, con atención a los detalles; en definitiva, como se deben hacer. Pero, claro, si mantenemos un horario de trabajo normal, traduciremos menos palabras al cabo del mes y, si cobramos una tarifa baja, la facturación será escasa. En el peor de los casos, puede que la traducción no nos dé para vivir (o para vivir cómodamente).

    2) Si cobramos tarifas bajas y queremos facturar una cifra suculenta al final del mes para poder vivir desahogadamente, deberemos trabajar a destajo y echar muuuchas horas extras para traducir más palabras. Normalmente, esto suele provocar que el traductor se queme y que la calidad de las traducciones se resienta porque no las hace con la atención que merecen. Además, si saturamos la agenda con trabajos mal pagados, no tendremos tiempo para atender a otros clientes más apetecibles. En resumen: acabamos en un círculo vicioso de cobrar poco y trabajar mucho.

    Así que lo mejor, como dicen otros traductores mucho más sabios y experimentados que yo, es cobrar una tarifa decente desde el principio, o bien, si necesitamos dinerillo o queremos captar clientes con más facilidad para adquirir experiencia, cobrar una tarifa más baja como medida provisional, pero sin dedicarnos en exclusiva a esos trabajos peor pagados.

    Un saludo,
    Isabel

    ResponderEliminar
  4. Sólo quería dejaros un enlace a un curso de traducción interesante. Puede ser una buena opción.

    ResponderEliminar
  5. Creo que no había visto esto, Ana. Hace tanto tiempo que no coincido contigo en el twitter... :(

    Gracias por la comparación. No podría haberla hecho mejor ;) A ver si, poco a poco, convencemos a la gente de que vale la pena gastarse ese poquito de más por tener una buena traducción. Al fin y al cabo, al fontanero le pagan, como mínimo, a 60 la hora, y te cobra la hora entera aunque solo trabaje 15 minutos. Nosotros no :)

    ResponderEliminar
  6. Una duda, las tarifas de traducción ¿las pone cada traductor "a su bola"? Es decir, ¿no hay ningún tipo de acuerdo, convenio o "algo" para cobrar todos "parecido"?
    :)

    ResponderEliminar
  7. La tarifa depende de muchas cosas. La mayoría de veces, la propone el traductor y el cliente la acepta o no. Aunque he visto al contrario: el cliente te propone X, o lo tomas o lo dejas.

    Si quieres saber más, lo mejor que puedes hacer es ir a la web de APTIC:
    http://www.aptic.cat/

    Arriba a la derecha la puedes poner en castellano. Ve a la sección de "Preguntas más frecuentes" y verás que la número 12 es "¿Qué tarifa aplico?". Así puedes empezar a hacerte una idea.

    Hay mucha información interesante, verás como te resulta útil.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Ana.
    Acabo de encontrar tu blog y la verdad es que me estoy partiendo. Coincido contigo en muchas cosas: yo también me licencié en la UAB (un año o dos antes, seguro que nos hemos visto en la cola de reprografía :), sigo todos los días las viñetas de Cuánto cabrón, y también me hallo en busca de mi primer encargo de verdad. De hecho me planteo desde hace poco crear un blog sobre esta ardua tarea, pero es que me va a quedar casi igual que el tuyo!!
    Así que nada, te iré siguiendo y te mando muchos ánimos :)
    Natalia.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Natalia, gracias por pasarte y comentar :).

    ¡Oye, lo del blog no es mala idea! Así podrás expresar tus opiniones y contarnos tus experiencias.

    Yo disfruto mucho leyendo a otros traductores en mi misma situación, porque aprendemos unos de otros.

    ResponderEliminar