lunes, 8 de noviembre de 2010

El objetivo

Hace tres semanas empecé un curso... de atención al cliente por teléfono.

Mañana empezaré a trabajar como teleoperadora a media jornada. La gente me llamará, y les tendré que asesorar... Al menos, no es telemarketing.

Y te preguntarás: ¿qué tiene que ver esto con la traducción? Nada. Absolutamente nada.

¿O sí?... No, nada que ver, lo siento, no tiene ninguna relación.

La verdad es que no he tenido demasiada suerte con mi envío de CV a las empresas de traducción, así que me toca trabajar "de lo primero que salga". Sin embargo, no he perdido la esperanza. He tenido unos cuantos batacazos: empresas silenciosas, empresas de "ya te diremos algo"... Incluso una empresa me hizo una prueba, pero no la pasé (los motivos los analizaré en otra entrada)... Una verdadera lástima.

Pero pienso seguir enviando CV para trabajar de traductora, que para eso me he formado. ¿Quién sabe? Quizás mi oportunidad aún no ha llegado.

Espera, ¿y si mi oportunidad no llega? ¿Y si pasan los meses y no me sale nada de traducción? ¿Qué hago? ¿Me quedo para siempre de teleoperadora? Nah, ni pensarlo.

Mi plan es el siguiente: ya que tengo este trabajillo, ahorraré todo lo que pueda para, en un futuro a medio plazo, establecerme como traductora autónoma. El dinero ahorrado lo usaré para pagar los impuestos, comprarme un ordenador de torre decente... e ir sobreviviendo mientras llegan los primeros encargos.

Sin embargo, me asaltan muchas dudas: ¿sería posible combinar el trabajo de traductora autónoma con el de media jornada, al menos al principio? Vamos, ¿se puede estar trabajando en una empresa y ser autónomo a la vez? Si me saliera un encargo largo, ¿sería capaz de cumplir con los plazos? ¿Haré un buen trabajo sola? ¿Sabré hacer las facturas? ¿Me pagarán acaso?
Vaya... da miedo tirarse a la piscina.

Tengo miles de dudas. ¿Pero sabes qué más tengo? También tengo miles de compañeros a los que pedir consejo. Y eso me ayuda a no perder de vista mi objetivo, que hoy veo tan lejano que me parece un sueño.

Escribo esta entrada para recordarme a mí misma que no hay que perder la esperanza. Será difícil, muy difícil, pero espero algún día poder ir al archivo de este blog, leer esta misma entrada, sonreír y pensar "pues no ha sido para tanto".

Y también la escribo para ti, pequeño saltamontes, que estás empezando y estás más perdido que un pulpo en un garaje, para que nunca te rindas. Y también para ti, pedazo de profesional del copón, para que mires atrás y digas: "Joder, soy el puto amo, mira qué camino he recorrido".

Para todos los que tengáis dudas, para los que no creáis en vuestra capacidad. Da igual si sois traductores, diseñadores, informáticos o cajeras del Mercadona.
La vida, sin objetivos, no tiene gracia. Hay que tener un objetivo claro, y luchar por él. Ir mejorando cada día y dar pasitos hacia la meta. Y, cuando estés ahí, echa la vista atrás, siéntete orgulloso... y busca un objetivo nuevo.

¿Y si no llego al a meta? ¿Y si mi objetivo es imposible? En ese caso, te digo que el único límite lo pones tú: tu paciencia, tu esfuerzo, tus ganas de seguir hacia adelante. Rendirse no es una opción. "Imposible" no sale en mi diccionario, y tampoco tiene que salir en el tuyo.

15 comentarios:

  1. Bueno, cariño, al menos has encontrado un trabajo y que al menos no tienes que vender la moto. A mí, para lo único que me han cogido ha sido para ser promotora de ONG, y al final dije que no porque hasta mi padre me dijo que no lo hiciera ^^U

    Míralo con optimismo, aunque no sea de traducción, no tiene por qué ser un mal trabajo, no? Yo te animo a que asesores mucho!

    Y ya sabes que yo estoy en el mismo caso que tú, que no hay manera de encontrar trabajo. Y llevo mucho más tiempo que tú. Yo ya llevo bastante sin echar CVs, porque ya me he cansado y he decidido no volver a echar hasta que haga el examen de japonés. Luego volveré a la carga, pero no voy a decir que "con energías renovadas".

    En fin, muchos besitos y míralo por el lado positivo! Al menos te sacarás un dinero y el dinero es lo que mueve el mundo (y el que diga lo contrario, es que es un hipócrita).

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero cielo! ¡Si optimismo me sobra! :D El día que me atropelle un coche, el coche explotará frente a mi awesomeness.

    Y tú deberías ser más positiva, que con ese nivelazo de japonés, ya podrías tener más confianza en ti misma. Te lo digo yo, que he visto cómo trabajas, y sé que eres la leche ;D.

    ResponderEliminar
  3. Epic Win! Di que sí, yo me encuentro aproximadamente en la misma situación que tú y admiro tu fuerza de voluntad y tu optimismo. Yo creo que cuando tienes tantas ganas de conseguir algo, al final no queda más remedio que lograrlo.
    Hace tiempo que leo tu blog y creo que profesionalidad y ganas no te faltan, así que estoy segura de que con el tiempo todo saldrá bien :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ana, ánimo! A currar en lo que puedas por ahora y poco a poco. A mí lo que me van son los videojuegos. Yo empecé como freelance en lo que había: desarrollo web. Luego seguí de ello en Softonic. Y justamente hoy he empezado a currar en algo más enfocado a lo que me gustaba y que promete ser un trabajo con el atributo gozable gravado. Y al margen de que haya ido progresando en ese tema, por mi cuenta sigo podiendo hacer cosas. Con tiempo más limitado, sí. Pero no tengo prisa, especialmente ahora que he encontrado a la persona de mi vida. Por ejemplo, lo de kawagames. Así que sigue con tu actitud positiva y pasito a pasito :)

    ResponderEliminar
  5. Pues yo pienso que es mejor trabajar que no hacer nada, simplemente porque de ese modo estás activa. Y al estar activa, a menos que odies el trabajo, tendrás más ganas de hacer otras cosas. Y al hacer más cosas, tarde o temprano llegarás a ese trabajo que tanto ansias. Ya lo verás :)

    ¡Mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo con Pablo. Yo mando CV a todo aquello que me pueda interesar, aunque no sea de traducción, pero por suerte o por desgracia aún no me ha salido nada estable. Aún así, ¡mucho ánimo Ana! Yo llevaba unos meses bastante chof porque no me llegaba nada y en cuestión de dos semanas me han llegado dos proyectos, uno pequeño y uno más grande. Ya lo contaré cuando pueda porque aún estoy a la espera de empezar el más grande, es otro pequeño grano de arena que añado y poco a poco tendré un montoncito pequeño. Cosas así animan, al menos tendrás un trabajo con el que costearte ciertas cosas y una estabilidad mientras sigues buscando de traductora. Es muy posible que si te llega algo pequeño te lo puedas compaginar e ir adquiriendo experiencia hasta que te puedas quitar las ruedecillas de atrás ;-).

    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Ana:
    Aunque trabajar de teleoperadora puede que no tenga que ver con la traducción, ¿quién sabe? A lo mejor aprendes alguna cosa que de otra manera nunca habrías tenido la oportunidad de conocer. O puede que hagas nuevos amigos en tu nuevo trabajo.
    Haces bien en seguir persiguiendo tu objetivo y que no abandonar tus sueños.
    En cuanto a tu pregunta sobre si puedes trabajar a tiempo parcial en una empresa y como autónomo... La respuesta es sí. De hecho, mucha gente empieza combinando los dos trabajos, hasta que le va bien en el trabajo que más le gusta (en nuestro caso, la traducción) y deja el otro trabajo.
    Mucha suerte :)

    ResponderEliminar
  8. Hola, Ana:

    Mucho ánimo, aunque veo que ya lo tienes claro y me alegro.

    Como dice Judith, es posible trabajar a tiempo parcial y ser autónomo, y cuando te pones, lo de hacer facturas no es para tanto. Si acaso, con lo que vayas ahorrando, puedes hacerte un cursito de fiscalidad para traductores, que hay varios por ahí y no son caros. Yo hice uno de SIC por internet y me salvó la vida: te explican cuáles son tus obligaciones, cómo hacer declaraciones, facturas... y cómo se puede compatibilizar la cuenta propia con la ajena.

    Bueno, que tengas mucha suerte, que aprendas muchas cosas y espero que nos vayas contando tu caminito.

    Un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar
  9. Coincido completamente con los comentarios anteriores. Antes muerto que inactivo. Para que veas que no eres la única, antes de traductor freelance he trabajado como camarero, administrativo, recepcionista, guía turístico y blogger. Trabajar en distintos puestos te da una visión más amplia y, sobre todo, te permite conocer a gente muy interesante.

    ResponderEliminar
  10. ¡Eh, eh! Aquí otra que tuvo 5 trabajos a la vez para empezar en esto. ¡Pero lo conseguí!
    ¿Y sabes qué? Que además, la perseverancia del principio es esencial para que todo dé unos buenos frutos a la larga. Si aprender a ser flexible y paciente, ya tienes todo hecho para má adelante. Así, crearás una rutina que te acompañará en toda tu vida profesional y podrá mejorar en calidad y cantidad de clientes y de empleos.
    Respecto al tipo de trabajo que desempeñamos nosotros, formados en Traducción e Interpretación, es raro el que no ha pasado por disciplinas análogas, aunque no hayan desarrollado una tarea directamente relacionada con el tanto adorado arte de traducir y/o interpretar.
    Cuando yo empecé en este mundillo (porque es un pañuelo de verdad), recibí varias ofertas de varios puestos muy dispares. Todavía hoy pienso qué habría sido de mi vida si hubiera encauzado mi vida profesional de forma distinta. Y lo mejor es que con todas las alternativas me veo feliz. De todo hubiera aprendido, tendría una formación adicional y nuevos compañeros. Para un traductor, resulta importantísimo "conocer" y cualquier elemento que nos rodea es conocimiento al fin y al cabo.
    ¡En fin, lo dicho por todos, paciencia y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  11. En los dos o tres primeros años de actividad yo tuve que compaginarlo con diversos trabajos de atención telefónica. En una de esas empresas en las que trabajé había un departamento que se encargaba de llamar a clientes con deudas de crédito. Pues mira tú por donde, que ahora tengo un proyecto de traducción con una empresa que se dedica a algo similar. ¡Nunca se sabe!

    ResponderEliminar
  12. ¡Gracias a todos por los comentarios! :D

    Sé que mi situación actual no es para nada extraña, pero hasta ayer prácticamente no había perdido la esperanza de llegar y besar el santo (vamos, que lo primero que me saliera fuera de traducción).

    Por cierto, gracias por aclararme las dudas respecto a lo de si se puede trabajar en una empresa y de autónomo a la vez ^__^. Pienso intentarlo, ¡a ver qué pasa! :D Y si algo yo no lo puedo hacer, pues para eso estáis vosotros, ¿no? ;D

    --------------

    Por cierto, hoy ha sido mi primer día, un epic fail en toda regla: éramos como 10 novatos, que pese a la formación no habíamos tocado los CUATRO programas informáticos que hay que utilizar. Vamos, un caos infinito xD. Una señora se he apuntado mi nombre y me ha dicho que me va a denunciar porque "no tengo ni idea". Sea verdad o no, el día de hoy ha sido toda una experiencia (me atrevería a decir que divertida y todo xD).

    Al menos la gente de allí es muy comprensiva y ven normal que los nuevo nos volvamos locos :P. ¡Espero sobrevivir a esto! :D

    ResponderEliminar
  13. «La vida, sin objetivos, no tiene gracia. Hay que tener un objetivo claro, y luchar por él. Ir mejorando cada día y dar pasitos hacia la meta.»

    Qué gran verdad, Ana. Los objetivos son fundamentales para saber qué rumbo tomar en la vida y motivarse. Derrochas una energía y un optimismo contagiosos, Ana, y eso se agradece mucho. Mantener una actitud positiva es fundamental cuando las cosas no salen como uno quería.

    Mucho ánimo en tu nuevo trabajo. Como ya han comentado por aquí, seguro que será una experiencia muy positiva para tu futuro profesional. ¡Suerte!

    Saludos,
    Isabel

    ResponderEliminar
  14. Por cierto, Ana, yo estuve trabajando varios años compaginando la misma actividad en régimen general y autónomos. Ahora compagino distintas actividades, pero también puedo hacerlo.
    Conclusión, que fiscal y legalmente no hay ningún problema mientras pagues religiosamente tus cuotas de autónomos y demás :)
    Cualquier dudilla al respecto, ¡aquí seguro estamos muchos encantados de ayudarte!

    ResponderEliminar
  15. Pues yo también he trabajado como teleoperadora, después de malvivir unos meses a base de pequeños encarguitos de clientes particulares y algún que otro encuentro raro con agencias y editoriales (si yo os contara lo que he pasado con cierta "editorial...). La verdad es que trabajé en asistencia en viaje a clientes extranjeros, así que además de ganarme un dinero pude practicar mis idiomas de trabajo aprendí bastantes cosillas (aunque puede llegar a ser muuuuy estresante). Pero la cosa se acabó, y he vuelto a enviar mi currículum por medio mundo, a ver si hay suerte. En fin, lo importante es no desanimarse y seguir intentándolo, ¡así que ánimo a todos!

    PD. No te preocupes, Ana, a mí también me dijo mucha gente por teléfono que me iba a denunciar y mira, se lo debieron de pensar.

    ResponderEliminar