lunes, 4 de octubre de 2010

Esto en otros sitios no pasa

Mis mayores me tenéis alucinada perdida. Mis mayores sois vosotros, los traductores profesionales, los que ya estáis trabajando, los que tenéis experiencia.

La historia se ha repetido: otro traductor, un completo desconocido, se ha puesto en contacto conmigo para avisarme de unas vacantes. Es la segunda vez que esto pasa. Y, obviamente, yo he echado el currículum, a ver si suena la flauta. (Actualización: ¡Me enviaron una prueba de traducción! Ya la he enviado, a ver qué tal :D)

Esto en otros sitios no pasa.

Os contaré una anécdota: hace unos días quedé con una amiga, que este año empezará a cursar un máster de biología. Le conté eso mismo que os he puesto más arriba. Me dijo: "Qué suerte, esto en biología no pasa". Me explicó que los trabajos para biólogos son tan limitados, que cuando alguien se entera de algo, no avisa a sus compañeros de profesión. Es comprensible, pero a la vez muy triste. Y no solo ocurre con las ofertas de trabajo para los biólogos, sino con las conferencias y los cursos de especialización. Parece ser que, en biología, no se corre la voz. Incluso me contó que ella fue a una conferencia de un biólogo buenísimo, que era el amo en tema de delfines. El señor había venido a Cataluña desde Andalucía expresamente para esa conferencia. Allí había 15 personas. Una vez más, no se corrió la voz.

No pretendo generalizar, ni quiero decir "qué malísimos son los biólogos". Esto a mí me lo han contado, no puedo decir que sea 100% cierto. Pero, aunque sólo una pequeña parte de lo que mi amiga cuenta sea verdad, me da mucha pena. Que compañeros de profesión se tengan que pisar unos a otros para conseguir trabajar de lo que han estudiado.

Al saber esto, me he dado cuenta de lo afortunada que soy al pertenecer al mundo de la traducción. Tengo decenas de traductores en Twitter que siempre avisan de conferencias, cursillos, noticias... Cada vez que alguien actualiza su blog, los demás "retuitean" para dar más visibilidad a ese compañero y, a la vez, para ayudar a sus otros contactos a estar al día. Al final, me siento como parte de una gran familia de profesionales, siempre dispuestos a ayudarse unos a otros. Y eso "me llena de orgullo y satisfacción".

Por eso alucino tanto con todos vosotros. Alucino que, en pocos días, dos compañeros anónimos me hayan enviado ofertas de trabajo. Que luego salgan bien o salgan mal es lo de menos, lo importante es que los compañeros están ahí. Saben que busco trabajo y, sin esperar nada a cambio, me dicen "ei, aquí hay una vacante, igual te interesa".

Pero es que la cosa no queda ahí: en alguna ocasión, me he puesto en contacto con un traductor al que admiro y respeto un montón, pero al cual no conozco en persona. Le preguntaba cosas, mis dudas... Y, durante bastantes semanas, me estuvo ayudando con un proyecto que al final salió rana. Me ayudó porque sí.

Y esto en otros sitios no pasa.

Señores, GRACIAS. Gracias por intentar animar siempre a los pequeños, por ayudarnos, por estar al día, por tener fe en nosotros. Cuando yo sea  mayor, pienso ayudar a todos los pipiolos que vengan detrás de mí. Por ellos, por mí, y por vosotros.

10 comentarios:

  1. Tienes bastante razón, pero yo creo que todavía hay mucho pudor a la hora de comparar tarifas con otros colegas. Muchos traductores son (¿somos?) como islitas (por el hecho de trabajar solos en casa), temerosos de que alguien les birle sus clientes ofreciendo unas tarifas más bajas, cuando tendrían (¿tendríamos?) que organizarnos para hacernos valer y conseguir unas tarifas dignas.

    ResponderEliminar
  2. Pero que mi comentario no te desanime. Llevo 11 años de traductor (tres como autónomo) y no me arrepiento de nada. Nuestra profesión es muy gratificante. :-)

    ResponderEliminar
  3. No sé en otras profesiones pero en traducción hay que estar comunicado con el resto de la gente, por muy islas que seamos en nuestra casita con nuestro ordenador, aislados del mundo (y al mismo tiempo, conectados a él). Mucha gente piensa que ofertar puestos de trabajo o posibles proyectos a otros compañeros cuando uno está liado es quitarse el pan de la boca. Si embargo, es todo lo contrario. Cuando ofreces un proyecto o un puesto de trabajo a otro, contentas al cliente y a tu compañero, y lo más probable es que la bonda que repartes por el mundo vuelva a ti :)

    ResponderEliminar
  4. Qué entrada tan bonita :) Estoy de acuerdo en que la comunicación y el "networking" son fundamentales en nuestra profesión. A los que estamos empezando nos da un impulso tremendo y nos aumenta las ganas de trabajar, y seguro que a los traductores senior también les llena.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/10/10 9:43

    Bien dicho Olli...:)

    ResponderEliminar
  6. Ana, antes que nada mucho ánimo porque sé que estás empezando y no es fácil. Y felicidades por el blog, compartir tus experiencias seguro que ayudará mucho a otros que están como tú y también a los que ya llevamos unos años en esta profesión.
    Es cierto que desde la explosión de las redes sociales, el intercambio de información entre los traductores es incesante. Yo tampoco había vivido antes una situación como la actual, y creo que nos está fortaleciendo enormemente. Es verdad que aún sigue existiendo un cierto recelo a la hora de hablar de tarifas, pero creo que es más por la vergüenza de admitir lo que uno ha llegado a cobrar por un trabajo.
    Desde mi punto de vista, considerar el intercambio de información como una amenaza en un grave error. Por suerte los traductores nos hemos dado cuenta que nos ayuda a crecer y mejorar.
    Saludos,
    Irene

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por los comentarios :D.

    Sobre el tema de las tarifas... Hombre, habiendo varias asociaciones de traductores, no entiendo por qué aún no se ha hecho un listado con los precios "ideales". Por ejemplo, que pusieran muchas combinaciones de idiomas y su precio ideal por palabra, por hora, etc.

    Luego ya cada uno podría hacer lo que quisiera. Es cierto que hay muchos lugares donde se pueden encontrar estas tarifas ideales, pero creo que no se ha consensuado nunca por las asociaciones más importantes (si me equivoco, corregidme, por favor).

    Esto me recuerda a una noticia de ayer: "El traductor tiene que negociar sus tarifas, pero nadie discute la minuta de un abogado": http://bit.ly/akNrCn

    ResponderEliminar
  8. ^^ pues que suerte tienes!!! me alegro de que en general los traductores sean tan majos de ayudar a los compis de profesión.

    Sobre la biología...conozco a muchos estudiantes de biología (entre ellos una de mis mejores amigas) y la verdad es que hay mucha gente estudiando eso y demasiado poco trabajo...así que lo normal es no avisarse entre ellos...triste...es cierto, pero la verdad que es así.

    Muassss^^

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que en esta profesión nos ayudamos porque todos sabemos lo durísimo que es empezar. Pero yo también tengo "compañeros", que jamás me han ayudado. O que solo me ayudan una vez que ellos ya han conseguido el puesto. O que hacen traducciones de algo que no tienen ni idea, sabiendo que te las podrían dar a ti y lo harías mucho mejor y más rápido, eso sí, piden que les ayudes a hacer la traducción...
    Yo he "regalado" muchas veces traducciones financieras a compañeros, porque aunque hice empresariels y entiendo de economía, no me siento demasiado confiada a la hora de hacerlas, y sé que la fastidio, así que prefiero darle mi traducción a un amigo, y no perder ese cliente, que hacerlo yo misma y hacer un desastre. Pues yo espero lo mismo de los demás, aunque no siempre ocurra.

    Pero bueno, cada uno es como es. Eso sí, creo que, leyendo lo que dices de biología (y sabiendo que pasa lo mismo en otras carreras como abogacía, marketing, medicina...), somos muy, muy solidarios :)

    ResponderEliminar
  10. Preciosa entrada. Sí que tenéis suerte, sí... yo por mi experiencia te puedo decir que aquí en traducción hay mucha competitividad y pasa lo que mencionas con tu compañera de biología. Ni siquiera los profesores hacen publicidad de eventos importantes. Yo como presidenta de una asociación de alumnos de traducción organicé muchas cosas y me esforcé al máximo para hacer publicidad de todo lo que llegaba a mis manos: conferencias, becas, etc., porque me parece una solemne tontería no ayudarnos entre nosotros. Hoy por ti, mañana por mí. Recuerdo por ejemplo que la Universidad de Murcia acogió en junio el Translation and Cognition Congress, del Nida Institute. Aquello fue un privilegio para la universidad y ningún profesor se molestó en avisar a los alumnos, aun participando en las conferencias con ponencias interesantísimas. Todo el mundo echa las becas a la chita callando, y nadie da información sobre nada. Por eso los que tenéis buenas experiencias me dais mucha envidia, pero rodeada de gente como vosotros aunque sea por la red estoy segura de que cambiaré pronto mi percepción de las cosas :).

    ResponderEliminar