martes, 14 de septiembre de 2010

Voy a conseguir mi helado

Ayer me estuve acordando de una frase que dijo una amiga mía hace tiempo: "Cuando a un niño se le cae un helado, para él es el fin del mundo". Y creo que tiene toda la razón del mundo, todo es cuestión de perspectiva.

Desde que acabé el máster, reconozco que he estado dando palos de ciego. No acabo de encontrar mi sitio en el mundo laboral, y por muchos buenos consejos que me den, tengo la impresión de estar frente a un muro infranqueable.

Y es que la situación de hoy en día no ayuda a ilusionarse, con el 40% de los licenciados ejerciendo trabajos que se sitúan por debajo de su nivel de estudios. No es la mejor época para acabar los estudios, desde luego. De hecho, la mala situación económica actual fue uno de los factores que me llevaron a estudiar el máster. Pensé: "Cuánto más preparada esté, más sencillo será encontrar trabajo".

Os voy a contar los pasitos que he dado hasta el momento: lo primero, envié mi currículum a todas las empresas de traducción que conozco. Obviamente, mi currículum es más bien modesto, ya que no tengo ninguna experiencia profesional real. Así que lo que hice fue exponer mi experiencia como fan translator. No sé si esto fue buena idea o no, pero creo que lo positivo de poner esos datos es que se nota que lo que hago me encanta. Si me gusta "trabajar gratis", el día que gane dinero seré la leche.

Ahora, os expongo los resultados: de las numerosas empresas a las que envié el currículum, me ha respondido la escalofriante cifra de... cero. Mi primer helado en el suelo.
Bueno, supongo que hubiera sido un auténtico milagro que, a la primera, hubiera encontrado un trabajillo, así que tampoco desesperé demasiado.

Segundo punto: me registré en la web Top Languages Jobs, un sitio maravilloso de búsqueda de empleo pensado exclusivamente para profesionales de los idiomas. Creo que todos los que estéis buscando trabajo deberíais registraros y mirar allí.
Lo "malo", según se mire, es que todas las ofertas que he visto son en el extranjero. Hay que ser valiente y estar dispuesto a liarse la manta a la cabeza.

Una agencia de traducción se puso en contacto conmigo a través de Top Languages. Atención: me encontraron ellos a mí, yo ni les busqué. Me hablaron de un trabajo en Cork (Irlanda) que tenía muy buena pinta. Yo dije en seguida que me interesaba, y la empresa en cuestión me hizo una entrevista telefónica. Lo malo: no me cogieron. A pesar de que la oferta ofrecía un mes de tipo "cursillo", buscaban gente con un mínimo de dos años de experiencia en el sector y con varios conocimientos que yo no tenía. Otro helado al suelo.

Ahora mismo, estoy pendiente de otra oferta de trabajo. Para esta me presenté yo, hice una prueba de traducción y estoy esperando el resultado. ¿Se me volverá a caer el helado? Yo espero que no, aunque a medida que pasan los días, resulta difícil mantener el optimismo.

Cada vez que se me ha caído un helado, he tenido la sensación de que se acababa el mundo. Que una empresa te diga "no", es como un "no estás a la altura, no vales, no eres útil". Lo peor de todo es que nunca llegas a saber el por qué de ese "no". No es como un examen, que te lo entregan corregido y ves donde te has equivocado. A veces, no puedo evitar recordar esa mítica frase de Homer Simpson, que más o menos rezaba así: "Hijo, por muy bien que hagas una cosa, siempre habrá un millón de personas que lo harán mejor que tú. Así que, ¿para qué esforzarse?".

Pero, como he dicho antes, todo es perspectiva. Cuando perdía mi helado, al poco tiempo encontraba otro que me gustaba más. Creo que, si insisto, al final encontraré el helado perfecto para mí, y lo agarraré con todas mis fuerzas para evitar que se me vuelva a caer. No se ha acabado el mundo en el "no" de unas cuantas empresas. Llegará una que me dé la oportunidad que necesito, y que verá que valgo la pena. Y estoy segura que sucederá lo mismo con todos vosotros. Habrá que esperar, habrá que ilusionarse, desilusionarse y volver a empezar.

Pero, al final, voy a conseguir mi helado. Y vosotros también.

17 comentarios:

  1. Hola Ana:

    Ni mucho menos un "no" quiere decir un "no vales". Ten en cuenta que ese "no" va a depender de muchos factores. Puede que la empresa no necesite personal en ese momento, puede que aún no hayan revisado tu cv, quizá solo recurren a gente de fuera cuando tienen mucho trabajo, etc. Lo importante a la hora de buscar trabajo es no perder la fe en uno mismo y en sus posibilidades como profesional y, en el caso de que surja una oportunidad, aprovecharla al máximo.

    Si te sirve de consuelo, yo estoy ahora en plena búsqueda de clientes y tengo una lista con unos 400 potenciales empleadores. De esos, he mandado ya cv a 50 y solo me han contestado 3. Lo que te quiero decir es que la búsqueda de trabajo es así. Tienes que moverte mucho para conseguir algunas oportunidades.

    Por otro lado, que no te de miedo liarte la manta a la cabeza. Yo tengo muy claro que si envío 400 cvs y no me contestan de ninguna parte, me pongo a buscar ofertas donde sea. Lo que no hay que hacer es caer en los pensamientos negativos y en creer que no vales nada.

    Y oye, ya me has dado idea para el post de esta semana :D

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana.
    Ante todo, mucho ánimo :)
    Yo creo que la búsqueda del sabor perfecto del helado no termina nunca para los traductores, así que NUNCA hay que desanimarse.
    Aunque ya cuento con una cartera de clientes considerable, busco ofertas y me muevo a diario, porque siempre pueden salir cosas nuevas y más interesantes.
    Si te consuela, tras siete años de actividad, a mí también me ignoran y me rechazan, pero donde se cierra una puerta, se abre una ventana :)
    Cada uno somos buenos en lo que hacemos. Y la oportunidad de hacernos valer llegará.
    ¡A seguir trabajando y muchísima suerte!

    Eu
    http://es.groups.yahoo.com/group/forotraduccion/

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana:
    Te comprendo perfectamente, es como si estuviéramos recorriendo de la mano el mismo camino.
    En mi última entrada hablo de lo mismo y si quieres puedes echarle un vistazo para ver esa otra perspectiva de la que hablas, la de alguien que sí ha tenido algunas oportunidades, aunque pocas.
    He comprobado que a veces mandas un CV y cuando ya piensas que te han dado la negativa, después de estar 2 meses sin respuesta, entonces llega o bien una prueba de traducción, o una entrevista o un "¿Cuáles son tus tarifas?", o un no.
    Yo también me desanimo muchas veces pero luego pienso en las oportunidades que he tenido hasta ahora y que por ejemplo ya tengo un contacto que confía en mí y que cuenta conmigo para cuando tiene trabajo para mí, y ya es mucho más de lo que tenía hace un año. Igual que cuando no tienes respuestas y luego alguna empresa te manda una prueba o te hace una entrevista, seguramente pensabas que nadie se iba a interesar siquiera pero lo han hecho.
    Hay que seguir buscando y cuando te encuentras con una pared hay que sortearla, buscar alternativas aunque éstas te lleven por otro camino. Dicen que todos los caminos llevan a Roma ;-).
    ¡Mucho ánimo! Y piensa que no estás sola.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho la entrada de hoy, Ana. No hay nada como hablar desde la experiencia personal.

    Concuerdo con todo lo que han dicho los demás: el no es algo con lo que todos nos vamos a encontrar muchas veces tengamos experiencia o no, de igual modo que no podemos caerle bien a todo el mundo por muy simpáticos que seamos. Fíjate, yo hice alguna otra prueba que otra mientras trabajaba en Nintendo e incluso me dijeron que yo no valía para eso, y yo diciendo "mmm... pues eso no es lo que dicen en Nintendo".

    A todos nos chafan helados en la vida, pero lo importante es eso, quedarse con un buen sabor de boca si has tenido oportunidad de conseguirlo y, sobre todo, siempre buscar uno nuevo que sea aún mejor aunque ya tengamos uno.

    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchas gracias a todos por vuestros ánimos!

    Sé que puedo dar la imagen de quejica, llorica y deprimida. Realmente no es lo que pretendo. No quiero dar pena. Pero si alguien me malinterpreta, no me preocupa.

    Hay mucha gente está en la misma situación que yo, y pienso que es bueno compartir también las cosas malas que nos pasan a nivel profesional. De esta entrada, seguramente nadie sacará un buen consejo, ni le ayudará a seguir su camino. Pero al menos verá que no está solo. Aunque sea algo obvio, creo que podrá servirle de consuelo a alguien.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Ana!

    Me siento totalmente identificada contigo. Al igual que para ti, para mí todo esto acaba de empezar y no hago más que caerme al suelo, o mejor, el helado no hace más que caerse al suelo :) cada vez que me dan una noticia negativa de una empresa o una oportunidad.

    En mi caso depende del día, unos me quiero comer el mundo y otros no me apetece ni abrir el envoltorio del helado... Pero tienes razón, en alguna parte está nuestra oportunidad, no hay que rendirse nunca.

    Olli, a lo mejor algún día puedes escribir un post sobre el difícil mundo de encontrar clientes. Creo que los que estamos empezando es en lo que más pensamos (y con lo que más penamos :p). Gracias por tus comentarios.

    Un saludo,
    Sandra

    ResponderEliminar
  7. Llevo un año y medio ya buscando trabajos y me pasa lo mismo que a tí... espero realmente que encuentres algo, es complicado seguir creyendo y teniendo ganas cuando a veces pareciera que todo lo que puede salir mal sale peor..
    Pero vamos que no hay que perder la esperanza, en esta linda carrera que es la traducción. Por lo menos eso es lo que me digo cada vez que se me ha caído mi helado
    :)
    Caro

    ResponderEliminar
  8. Hola, Ana:

    No creo que transmitas una imagen de pesimismo, más bien todo lo contrario. En mi opinión, creo que hay tres palabras que deben estar en la cabeza de cualquier recién licenciado: calidad, inconformismo y riesgo.

    Calidad: todo lo que hagas, no lo hagas bien, hazlo mejor. Si recibes un encargo, esmérate. Si buscas trabajo, no te limites a mandar un mensaje a info@nombredelaempresa.com, que es como el Triángulo de las Bermudas. Llama por teléfono, averigua quién es el responsable de recursos humanos y pídele su dirección de e-mail. Prepara una soberbia carta de presentación y un CV atractivo. Después de enviar tu mensaje, si no recibes una respuesta, vuelve a llamar. Valen más tres contactos de este tipo que cien de los otros. Seguro que aquí podrás encontrar alguna idea: http://baldwinsoftware.com/blog/?p=1219

    Inconformismo: es importante tener presente que siempre se puede mejorar. Comenzamos a buscar nuestro próximo trabajo el día que empezamos en el que tenemos ahora (lo mismo se puede aplicar a un freelance y a sus clientes). A veces puede que nos veamos obligados a aceptar algo por debajo de nuestras expectativas, pero será solamente para coger impulso. Eso sí, no podemos perder la humildad, porque entonces comenzaremos a tener una percepción irreal de las cosas. Con el inconformismo también está relacionada la formación, que para un traductor nunca acaba.

    Riesgo: decía ayer Olli en Twitter que las salidas para un licenciado en España son por tierra, mar y aire. Y en el caso de un licenciado en Traducción, con más razón. Desde que me licencié, excepto un curso de portugués que impartí justo después de acabar la carrera, el resto del tiempo he estado trabajando en el extranjero (Portugal, Reino Unido y ahora Dinamarca). Hay un montón de oportunidades, pero hay que ir a por ellas (o sea, liarse la manta a la cabeza)

    Mucho ánimo y mucha suerte en tu búsqueda.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Ana.

    Yo también estoy en la misma situación. Leer tu entrada hoy me ha dado ánimos para seguir intentando conseguir mi oportunidad. Últimamente me da mucha pereza ponerme a buscar empresas y enviar CVs, pero si no lo hago, seguro que no ganaré nada.
    Gracias, porque a mí sí que me ha sido provechosa esta entrada y me ayuda a seguir adelante.

    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  10. Hola, tocaya:
    Me ha gustado leer tu blog y la referencia que haces a ese diálogo amarillo (como buena simpsoniana que soy). No sé qué añadir que no te hayan dicho en los comentarios que ves. Va a hacer tres años que me dedico a la traducción, aunque empecé como autónoma hace año y pico. Te diré que no hay que desanimarse (aunque resulte tan fácil). Y no veas qué ilusión le hace a una recibir una respuesta para hacer una prueba cuando hace quizá medio año que has mandado el CV a una empresa. Además de la recomendación de toplanguagejobs, te diría que por qué no intentar con sitios como Proz o Traduguide. Yo no confiaba en ese tipo de páginas y, fíjate, este verano encontré a un cliente serio y fiable en una de ellas. Quizá traduzca un proyecto con él al mes, pero ya es motivo de ánimo, ¿no? Yo cuando me veo un poco "quejica", como dices tú, reviso una vez más el CV y otra vez a mandar. Ya verás como antes de lo que esperas nos estás redactando un post sobre tus primeros proyectos.

    Un saludo

    Play

    ResponderEliminar
  11. Hola Ana,

    yo también te entiendo perfectamente. Además, en mi caso, estoy cursando el 2º ciclo de Traducción e Interpretación después de una licenciatura...Sí, soy Licenciada en Veterinaria y el verano pasado, después de infinad de helados por el suelo y de que me tocaran helados de sabores horrorosos, me decanté por un plan B: seguir estudiando.

    Así que le eché narices, me presenté a las pruebas de nivel para empezar en 4º de carrera y ahí estoy, haciendo el 2º ciclo de una carrera que siempre me gustó, pero que no hice en un principio pese a ser bilingüe porque yo era "de ciencias".

    El objetivo: ser traductora médica y científica y no volver a perder la ilusión. Todo cuesta pero también todo llega. Ya sabes lo que dicen, renovarse o morir. Estoy segura de que insistiendo lo conseguirás, y mientras, no te vengas abajo y sigue formándote en lo que más te motive.

    Por mi lado, a poco tiempo de acabar y con muchísima ilusión tengo al menos la experiencia de los primeros pasos en el mundo laboral. Ni siquiera pienso esperar. ¡Hay que moverse desde YA!

    ¡Ánimo!

    ;o)

    Nathalie.

    ResponderEliminar
  12. ¡Guau, muchas gracias a todos!

    Me encanta leer vuestras experiencias y vuestros consejos. Estoy segura que vuestros comentarios ayudarán también a mucha gente que comparte mi situación.

    Es difícil no dejarse llevar por el pesimismo, pero intentaré recordar vuestras palabras cada vez que no me sienta con fuerzas para seguir adelante. Me repito, pero... ¡muchas gracias! :D

    ResponderEliminar
  13. Hola a todos:
    Me parecen fundamentales las palabras clave que propone Manuel: calidad, inconformismo, riesgo. A veces duele mucho el rechazo y nos crea inseguridades, pero no hay que tomárselo como algo personal. No sé dónde leí que de solo un porcentaje minúsculo (¿un 10 %?) de los CV que envían los recién licenciados reciben respuesta. Así que, parece que es algo bastante habitual. Especialmente en España, lo más normal del mundo es que ni siquiera se pongan en contacto contigo hasta que necesitan tus servicios. Por eso, a veces hay que insistir.
    Ahora te cuento un poco mi experiencia. La primera vez que me puse a buscar trabajo en serio, lo primero que hice fue ir al INEM (ahora es www.redtrabaja.es). No es que allí abunden los trabajos de lo nuestro, pero sí que me ofrecieron hacer un cursillo sobre búsqueda de empleo que me vino genial y me aportó un perspectiva diferente cómo buscar trabajo.
    Además, es fundamental que intentes entrar en contacto con otros traductores, ya sea a través de una asociación o mediante encuentros informales. El networking lleva funcionando en el gremio desde mucho antes de que eso tuviera nombre ;-).
    Por último, echa un vistazo a la página de "Recursos laborales" de El Cuaderno de Bitácora: http://www.asetrad.org/cdb/cdb_6.htm. Ahí hemos seleccionado algunos sitios recomendables para encontrar trabajo en nuestro sector.
    ¡Mucha suerte y ánimo!

    ResponderEliminar
  14. Hola Ana,
    Soy del departamento de marketing y comunicación de una agencia de traducción.
    Tengo una propuesta que hacerte, quisiera saber si tienes algún email al que pueda dirigirme.
    En tu blog no lo he encontrado.
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  15. Hola, Ana:

    Te recomiendo que le eches un vistazo a las charlas de Emilio Duró. No conozco a nadie a quien no motive. http://www.youtube.com/watch?v=FKIkjJOI6Ww

    ResponderEliminar
  16. Hola churri, ya sabes que yo estoy igual que tú y una se replantea para qué le han servido a uno los 4 años de carrera (o 5 en tu caso con el máster). Para qué matarse con los trabajos y sacar numerosas matrículas de honor y luego no encontrar trabajo porque no tienes experiencia (que si nadie te da la oportunidad, así no vamos a ninguna parte)? La verdad es que a veces me pregunto si hice bien al hacerme traductora. Espero poder decir que sí en un par de años como mucho, pero de momento, yo también ando perdida.
    Espero que las dos encontremos algo de lo nuestro y podamos comernos un helado de tres bolas.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a todos por los comentarios :D.

    Rinoninha, a mí me anima mucho leer blogs de otros traductores, como el de Verónica ("The world in my hands") ya que, como nosotras, también hace poco que ha empezado y sólo va un pasito por delante. Pero también mola ver como gente que lleva mucho tiempo en esta profesión tiene trabajo. Conclusión: se puede vivir de ello.

    Twitter también es una buena fuente, me alegro mucho de que al final te hayas decidido.

    ResponderEliminar